fbpx

Piel

La piel en gran medida va ser el reflejo de nuestro estado interior. Tal es así que cuando aparece algún síntoma, convendría revisar cual es el mecanismo que está ocasionando esa alteración. Los mecanismos pueden ser diversos: desde una alteración del sistema digestivo relacionado con una mala alimentación o con algún alimento en particular, pasando por una desregulación de las hormonas sexuales, una mala capacidad detoxificadora, una reacción inmunitaria, una alteración tiroidea o una desregulación de nuestro eje de estrés. Cualquiera de estos mecanismos y/o la combinación de varios de ellos, que es lo más habitual, puede acabar ocasionando una alteración cutánea a diferentes niveles como eczema, acné, psoriasis, rosácea, verrugas, piel seca,…

 

Tratar el síntoma de la piel con un fármaco o un crema puede resultar interesante para una fase aguda pero si nuestra intención es resolver ese trastorno manera definitiva, lo que conviene es identificar los mecanismos implicados y regularlos actuando sobre su origen.

Tratamientos