fbpx

Relación entre el dolor y los órganos

Home>Alimentació, Disfuncions / Patologies, Sense categoria>Relación entre el dolor y los órganos

dolor

¿Tienes un dolor que no se resuelve? Revisa tus órganos

Probablemente os es familiar que cuando alguien padece un problema de miocardio sufre dolores en el brazo izquierdo. También que cuando una chica está en el período menstrual, puede padecer dolor de espalda. Esto se debe a que existe una relación vegetativa dónde los órganos se relacionan cada uno con una región correspondiente. Estas relaciones son a nivel medular y las principales son:

  • Estómago (pesadez, dificultad para digerir, acidez…) – extremidad superior izquierda.
  • Hígado (boca pastosa, debilidad pelo y uñas…) – extremidad superior derecha.
  • Sistema digestivo parte alta (hinchazón, gases…) – región cervical y región lumbar.
  • Sistema digestivo parte baja (estreñimiento, diarrea…) – región lumbo-sacra, cara lateral de los muslos y rodillas.
  • Órganos sexuales (síntomas menstruales y premenstruales…) – región lumbo-sacra, caderas y región interna de las rodillas.
  • Riñones (dolor de cabeza, rampas musculares…) – gemelos, tendones de aquiles y fascia plantar.

¿Cómo hay que actuar?

Si el órgano presenta síntomas como los indicados significa que la región tiene problemas. Concretamente es una señal que indica una falta de oxígeno en la región. La falta de oxígen provoca una fibrosis del tejido y un tipo de dolor relacionando con esta deficiencia de oxígeno. Este dolor hipóxico se caracterizará por:

  • No mejorar con antiinflamatorios.
  • Ser un dolor nocturno o que aparece en los primeros movimientos. Cuando se calienta, que en realidad es cuando lo movemos unos minutos y le llega oxígeno, mejora.
  • Mejorar algo después de la terapia manual pero volver a empeorar.

¿Cómo mejorar el dolor?

Para resolver este tipo de dolor es imprescindible recuperar la entrada de oxígeno. Al mejorar la función del órgano es como si abrieras al 100% la entrada de oxígeno al tejido que hasta ahora era del 50 o del 60%. Una vez recuperas la entrada de oxígeno, la terapia manual es mucho más efectiva.

Una intervención para la mejoría de cualquiera de los órganos indicados, es una adecuada hidratación y alimentación.

  • Hidratación: Beber mayormente agua mineralizada. Evitar el agua de mineralización débil y osmosis ya que tienen una baja presencia de minerales
  • Alimentación: Evitar bollería y alimentos procesados. Tratar de incorporar fruta, verdura, tubérculos, carne, pescado, huevos, aceite de oliva crudo, aguacate y frutos secos.

 

Regenera, pioneros en formación en psiconeuroinmunología clínica, te ayudamos a encontrar un estilo de vida saludable

 

Carlos Pérez

Graduado en Educación Física y Fisioterapia.

Máster en Psiconeuroinmunología Clínica (UdG).

Cursando el Máster en Biología Molecular y Biomedicina (UdG).

Profesor y co-director del Postgrado Experto Universitario en Psiconeuroinmunología Clínica de Regenera.

Autor del libro Paleovida y Mis Recetas Paleovida.

Investigador colaborador en el proyecto Alimentación, microbiota y regulación de la inflamación.

Regenera experience
Postgrado PNI Clínica Regenera

Deixans el teu comentari

enviar un whatsapp