fbpx

¿Por qué cuándo comemos tenemos inflamación?

Home>Alimentación, Inflamación>¿Por qué cuándo comemos tenemos inflamación?

inflamación

Comer es inflamación

El tubo digestivo es la estructura más extensa de nuestro cuerpo: unos 200 m2. En el segundo lugar de este ranking está situada la piel, que “solo” tiene 2,5 m2. Es por esta razón que nuestro intestino está dotado de una gran representación de células inmunitarias. Concretamente, hasta el 80% de las células inmunocompetentes de nuestro cuerpo se ubican ahí. Esto tiene mucha lógica, ya que se trata de la zona de nuestro cuerpo más expuesta a patógenos y tóxicos del exterior. En este sentido, contamos con diversas herramientas para poder controlar esta situación de “riesgo”.

 

La primera herramienta es el pH del estómago. Es un pH de 3 y se acerca más al pH de los animales carroñeros como por ejemplo el buitre (pH 1,5) o el halcón (pH 2) que no al de los animales herbívoros como el elefante (pH 4) o el mono (pH 6). Ese pH ácido nos aseguraba en el pasado acabar con la carga bacteriana que especialmente podía presentar la proteína animal.

 

Una segunda herramienta es la liberación de moléculas inflamatorias por parte de los enterocitos (células del sistema digestivo) para activar nuestras células inmunitarias. Esto recibe el nombre de leucocitosis postpandrial. Esta herramienta explica que tengamos inflamación después de comer. No obstante, aunque sea algo fisiológico, esto nos puede plantear una serie de cuestiones.

 

¿El grado de inflamación varía según lo ingerido?

inflamaciónYa hemos comentado que la función de las moléculas inflamatorias es proteger el cuerpo. No obstante, una duda que nos podemos plantear es si la inflamación es la misma si comemos alimentos (verdura, fruta, tubérculos, pescado, marisco, huevos, carne, aceite de oliva…) o si comemos productos (harinas, azúcares, aceite de girasol, carne procesada, alcohol…).

 

Efectivamente, no es lo mismo. Una cosa es saciarte de alimentos y sentirte algo lleno pero que a los diez minutos como mucho esa sensación haya desaparecido y la otra, bien distinta, es saciarte de productos, que te pueden dejar toda la tarde con malas sensaciones como dolor, gases, pesadez, ardor, diarrea.… La primera sería una inflamación fisiológica mientras que la segunda sería una inflamación “pasada de rosca”.

 

¿Es saludable comer 5 veces al día para la inflamación? 

Si la liberación de moléculas inflamatorias se produce después de cada comida, seguir las 5 comidas al día implica que nuestro sistema inmunitario se pase todo el día pendiente de nuestro intestino. ¿Qué recomiendan los expertos?

 

Por explicarlo de forma didáctica, nuestro sistema inmunitario debe de poder estar pendiente de lo que ocurre en la periferia, por ejemplo, en la piel. Aunque estemos en el siglo XXI, continuamos necesitando movernos con la barriga vacía tal y como explicamos en un post sobre el mejor tipo de ejercicio físico. En el momento de hacer ejercicio es muy importante que nuestro sistema inmune esté atento a la periferia, ya que es un momento donde hay riesgo de traumatismos y heridas. No puede ser que esté siempre pendiente de nuestro tubo digestivo, no cuadra. Una muestra clara, sin duda, de nuestro entorno de abundancia de alimentos. Aún hay más razones por hacer movimiento en ayuno y las puedes escuchar en el este podcast.

 

En definitiva, comer es inflamación y así debe de ser para controlar que no haya nada que nos pueda dañar. Pero una cosa es comer alimentos 2 o 3 veces al día con un bioritmo que alterna claramente momentos de comer con momentos de no comer y la otra, bien distinta, es comer productos 5 veces al día donde mantengo inflamado mi sistema digestivo permanentemente y no dejo hacer otra cosa a mi sistema inmunitario que focalizar todo su atención en esa región.

 

Si estás interesado en cómo tener un intestino saludable, te recomendamos este post.

 

Regenera, pioneros en formación en psiconeuroinmunología clínica, te ayudamos a encontrar un estilo de vida saludable

 

Carlos Pérez

Graduado en Educación Física y Fisioterapia.

Máster en Psiconeuroinmunología Clínica (UdG).

Cursando el Máster en Biología Molecular y Biomedicina (UdG).

Profesor y co-director del Postgrado Experto Universitario en Psiconeuroinmunología Clínica de Regenera.

Autor del libro Paleovida y Mis Recetas Paleovida.

Investigador colaborador en el proyecto Alimentación, microbiota y regulación de la inflamación.

 

Déjanos tu comentario

enviar un whatsapp