fbpx

Alimentación, microbiota y regulación de la inflamación. 1ª parte

Home>Alimentación, Disfunciones / Patologías, Inflamación>Alimentación, microbiota y regulación de la inflamación. 1ª parte

incidencia-microbiota-en-la-salud

Alimentación, microbiota y regulación de la inflamación

Enfermedades como la obesidad, la diabetes tipo 2, las patologías cardiovasculares, las enfermedades neurodegenerativas o el cáncer son las principales afecciones de la sociedad occidental en el siglo XXI. Todas ellas tienen como denominador común: la inflamación crónica (1-5).

Esta inflamación utiliza mensajeros propios del sistema inmunológico para comunicar a las diferentes células del organismo la presencia de un daño tisular o un foco de infección (5-8). Genera un escenario proteico intercelular que no sólo modifica el comportamiento de células inmunológicas, sino que también lo hace de células madre somáticas (9), células endocrinas (5,10) e incluso células del sistema nervioso (11).

La inflamación, como proceso fisiológico de resolución, se caracteriza por ser de corta duración y con la intensidad óptima. Tanto el exceso en la duración como en la intensidad puede dar lugar a alteraciones sistémicas crónicas (12). En personas susceptibles genéticamente, esta inflamación disfuncional puede ser el detonante para desarrollar alguna de las patologías mencionadas anteriormente (1,5).

 

En los últimos años se ha investigado la relación de la microbiota intestinal con el sistema inmunitario (13,14), con enfermedades metabólicas (15), algunos tipos de neoplasias (16), enfermedades degenerativas (17) e incluso con la función del cerebro (18). A menudo se describe la inflamación crónica como el nexo de unión.
Los estudios publicados en los últimos años sobre el papel de bacterias y hongos simbióticos, algunos virus o incluso los parásitos con los que convive nuestro tubo digestivo, están cambiando el paradigma pasteuriano clásico. La idea de que los microbios y parásitos tienen exclusivamente un potencial patológico está evolucionando hacia una visión de la salud en la que el equilibrio ecológico juega un papel clave, tanto en el mantenimiento de la salud como en la pérdida de la misma (19,20).

 

En la microbiota de los mamíferos hay cuatro cortes dominantes en los niveles taxonómicos: Firmicutes, Bacteroidetes, Actinobacteria y Proteobacteria

 

En el tracto gastrointestinal, concretamente, encontramos la población más importante de microbios (microbiota) y parásitos. La microbiota intestinal es la colección de microbios que residen en el tracto gastrointestinal. Se compone de más de 1.000 especies diferentes que aporta 3,3 millones de genes microbianos únicos en el tracto gastrointestinal de los seres humanos (21). Este sistema microbiano complejo incluye bacterias que viven en una relación simbiótica con su anfitrión y algunos microbios que tienen características potencialmente patógenas.

 

La microbiota de los mamíferos es muy variable en los niveles taxonómicos más bajos, sin embargo, hay cuatro cortes dominantes: Firmicutes, Bacteroidetes, Actinobacteria y Proteobacteria (22). Firmicutes y Bacteroidetes constituyen más del 90% de la población bacteriana del colon, mientras Actinobacteria y Proteobacteria (que incluye Enterobacteriaceae) están regularmente presentes pero son escasos (<1-5%) (21). Una microbiota normal comprende principalmente bacterias, pero los virus, hongos y parásitos también están presentes (23).

 

La microbiota es necesaria para inducir mecanismos de regulación destinados a mantener la mucosa y la inmunidad sistémica en equilibrio

 

Se han estudiado diferentes mecanismos implicados en el mantenimiento o alteración de este ecosistema de microbios y parásitos. Desde la genética (24), pasando por la herencia por contacto directo con la flora vaginal de la madre durante el parto (25), la lactancia (26), el uso excesivo de antibióticos (27) y terminando por la alimentación (28). Por ejemplo, los bebés nacidos por vía vaginal adquieren la flora vaginal de la madre, que incluye Bacteroides, Bifidobacterium, Lactobacillus y Escherichia coli, mientras que los nacidos por cesárea presentan niveles aumentados de bacterias cutáneos como Staphylococcus spp. (25).

 

Más allá del periodo post natal, la microbiota es necesaria para inducir mecanismos de regulación destinados a mantener la mucosa y la inmunidad sistémica en equilibrio, de modo que un ecosistema adecuado permitirá generar respuestas óptimas frente a agentes patógenos. Por el contrario, una alteración del equilibrio ecológico aumentará la susceptibilidad a infecciones (29).
Se ha demostrado que la microbiota participa en la expansión de células B y T en las placas de Peyer y ganglios linfáticos mesentéricos, especialmente células T CD4 + y también células T reguladoras (30). Una microbiota intestinal saludable genera unas condiciones de resistencia a la colonización a patógenos que permiten un control efectivo de las infecciones. Mientras que una alteración en el equilibrio ecológico de la microbiota provoca una pérdida de esta resistencia a la colonización, dejando las “puertas abiertas” a que patógenos oportunistas puedan invadir el ecosistema hospedador / microbiota dando lugar a una infección y por lo tanto activando la inflamación (31). En personas susceptibles genéticamente, tal como se describe en el inicio de este texto, este escenario inmunológico de inflamación crónica puede ser el nexo de unión con enfermedades como obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares o ciertos tipos de cáncer (32, 33).

 

 

David Vargas Barrientos

Graduado en Fisioterapia

Máster en Psiconeuroinmunología

Máster en Biología Molecular y Biomedicina

Profesor y codirector del Postgrado Experto Universitario en Psiconeuroinmunología Clínica de Regenera.

 

 

  1. Glass CK, Saijo K, Winner B, Marchetto MC, Gage FH. Mechanisms Underlying Inflammation in Neurodegeneration. Cell. 2010;140(6): 918–34.
  2. Hansson GK, Hermansson A. The immune system in atherosclerosis. Nat Immunol. Nature Publishing Group; 2011;12(3):204–12.
  3. Esteve E, Ricart W, Fernández-Real JM. Dyslipidemia and inflammation: An evolutionary conserved mechanism. Clinical Nutrition. 2005;24(1):16–31.
  4. Fernandez-Real JM, Ricart W. Insulin resistance and chronic cardiovascular inflammatory syndrome. Endocr Rev. 2003;24(3):278–301.
  5. Fernández-Real JM, Ricart W. Insulin resistance and inflammation in an evolutionary perspective: The contribution of cytokine genotype/phenotype to thriftiness. Diabetologia. 1999;41(11): 1367–74.
  6. Medzhitov R. Origin and physiological roles of inflammation. Nature. 2008;454(7203):428–35.
  7. Fernández-Real J-M, Ferri M-J, Vendrell J, Ricart W. Burden of infection and fat mass in healthy middle-aged men. Obesity (Silver Spring). 2007;15(1):245–52.
  8. Ricart W, Fernández-Real JM. [Insulin resistance as a mechanism of adaptation during human evolution]. Endocrinol Nutr. 2010;57(8):381–90.
  9. Winter M, Wang XN, Däubener W, Eyking A, Rae M, Dickinson AM, et al. Suppression of cellular immunity by cord blood-derived unrestricted somatic stem cells is cytokine-dependent. J Cell Mol Med. 2009;13(8 B):2465–75.
  10. Hotamisligil GS. Inflammation and metabolic disorders. Nature. 2006;444(7121):860–7.
  11. Miller AH, Raison CL. The role of inflammation in depression: from evolutionary imperative to modern treatment target. Nat Rev Immunol. 2016;16(1):22–34.
  12. Buckley CD, Gilroy DW, Serhan CN, Stockinger B, Tak PP. The resolution of inflammation. Nat Rev Immunol [Internet]. Nature Publishing Group; 2013;13(1):59–66.
  13. Belkaid Y, Hand TW. Role of the microbiota in immunity and inflammation. Cell. Elsevier Inc.; 2014;157(1):121–41.
  14. Hooper L V., Littman DR, Macpherson  a. J. Interactions Between the Microbiota and the Immune System. Science (80- ). 2012;336(6086):1268–73.
  15. Esteve E, Ricart W, Fernández-Real J-M. Gut microbiota interactions with obesity, insulin resistance and type 2 diabetes: did gut microbiote co-evolve with insulin resistance? Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2011;14(5):483–90.
  16. Elinav E, Nowarski R, Thaiss CA, Hu B, Jin C, Flavell RA. Inflammation-induced cancer: crosstalk between tumours, immune cells and microorganisms. Nat Rev Cancer. 2013;13(11):759–71.
  17. Bhattacharjee S, Lukiw WJ. Alzheimer’s disease and the microbiome. Front Cell Neurosci. 2013;7:153.
  18. Fernandez-Real JM, Serino M, Blasco G, Puig J, Daunis-I-Estadella J, Ricart W, et al. Gut microbiota interacts with brain microstructure and function. J Clin Endocrinol Metab. Endocrine Society; 2015;100(12):4505–13.
  19. Costello EK, Stagaman K, Dethlefsen L, Bohannan BJM, Relman D a. The application of ecological theory toward an understanding of the human microbiome. Science. 2012;336(6086):1255–62.
  20. Littman DR, Pamer EG. Role of the commensal microbiota in normal and pathogenic host immune responses. Cell Host and Microbe. 2011.10(4): 311–23.
  21. Eckburg PB, Bik EM, Bernstein CN, Purdom E, Dethlefsen L, Sargent M, et al. Diversity of the human intestinal microbial flora. Science. 2005;308(5728):1635–8.
  22. Ley RE, Hamady M, Lozupone C, Turnbaugh PJ, Ramey RR, Bircher JS, et al. Evolution of mammals and their gut microbes. Science. 2008;320(5883):1647–51.
  23. Honda K, Littman DR. The microbiome in infectious disease and inflammation. Annu Rev Immunol. 2012;30:759–95.
  24. Goodrich JK, Waters JL, Poole AC, Sutter JL, Koren O, Blekhman R, et al. Human genetics shape the gut microbiome. Cell. Cell Press; 2014;159(4):789–99.
  25. Dominguez-Bello MG, Costello EK, Contreras M, Magris M, Hidalgo G, Fierer N, et al. Delivery mode shapes the acquisition and structure of the initial microbiota across multiple body habitats in newborns. Proc Natl Acad Sci U S A. 2010;107(26):11971–5.
  26. Madan JC, Hoen AG, Lundgren SN, Farzan SF, Cottingham KL, Morrison HG, et al. Association of Cesarean Delivery and Formula Supplementation With the Intestinal Microbiome of 6-Week-Old Infants. JAMA Pediatr. 2016;170(3):212–9.
  27. Keeney KM, Yurist-Doutsch S, Arrieta M-C, Finlay BB. Effects of Antibiotics on Human Microbiota and Subsequent Disease. Annu Rev Microbiol. 2014;68(1):217–35.
  28. Conlon MA, Bird AR. The impact of diet and lifestyle on gut microbiota and human health. Nutrients. MDPI AG; 2015;7(1):17–44.
  29. Tlaskalova-Hogenova H, Stepankova R, Hudcovic T, Tuckova L, Cukrowska B, Lodinova-Zadnikova R, et al. Commensal bacteria (normal microflora), mucosal immunity and chronic inflammatory and autoimmune diseases. Immunol Lett. 2004;93(2-3):97–108.
  30. Hrncir T, Stepankova R, Kozakova H, Hudcovic T, Tlaskalova-Hogenova H. Gut microbiota and lipopolysaccharide content of the diet influence development of regulatory T cells: studies in germ-free mice. BMC Immunol. 2008;9:65.
  31. Buffie CG, Pamer EG. Microbiota-mediated colonization resistance against intestinal pathogens. Nat Rev Immunol. 2013;13(11):790–801.
  32. Atsumi T, Singh R, Sabharwal L, Bando H, Meng J, Arima Y, et al. Inflammation amplifier, a new paradigm in cancer biology. Cancer Research. 2014.74(1): 8–14.
  33. Donath MY, Shoelson SE. Type 2 diabetes as an inflammatory disease. Nat Rev Immunol. Nature Publishing Group; 2011;11(2):98–107.

Déjanos tu comentario

enviar un whatsapp