fbpx

Alimentación, microbiota y regulación de la inflamación. 2ª parte

Home>Alimentación, Inflamación, Sobrepeso / Obesidad>Alimentación, microbiota y regulación de la inflamación. 2ª parte

microbiota-regulacion-inflamacion

Alimentación, microbiota y regulación de la inflamación

Lmicrobiota intestinal está formada por un complejo ecosistema de bacterias, hongos y virus (34). Durante mucho tiempo los estudios han centrado su atención en las bacterias, pero cada vez más el microbioma fúngico y viral están ganando importancia. El microbioma fúngico (micobioma) es una parte integral del ecosistema gastrointestinal con hasta 10 millones de microorganismos por gramo de heces.  Anteriormente, los hongos se habían visto como microbios patógenos y su papel comensal había sido despreciado. Ahora es evidente que la microbiota fúngica comensal es una parte importante del ecosistema gastrointestinal humano.

Se cree que las especies de hongos comensales predominantes son Candida spp., Saccharomyces cerevisiae y Malassezia spp.; mientras que fueron clasificados como patogénicos Aspergillus spp., Mucor spp., Cryptococcus spp., Rhodotorula spp., Trichosporon spp., Histoplasma spp., Coccidiodes spp., Paracoccidioides spp. y Blastomyces spp (35).

 

Numerosas interacciones entre hongos y bacterias y su compleja respuesta inmune gastrointestinal están relacionadas con la fisiopatología de la enfermedad inflamatoria intestinal y otras entidades inflamatorias gastrointestinales como úlceras pépticas (36). Las micotoxinas generadas como metabolitos fúngicos contribuyen a trastornos del sistema inmune y alteraciones de la barrera gastrointestinal y están asociados a condiciones crónicas inflamatorias intestinales, infecciones fúngicas secundarias, cáncer hepatocelular y cáncer esofagogástrico (37).

 

 

Las técnicas de secuenciación de nueva generación permiten acceder a un importante conocimiento sobre la parte viral del microbioma (Virom)

 

En un estudio con pacientes con obesidad, se encontró una relación con diferentes hongos. Mucor racemosus y Mucor fuscus fueron las especies más representadas en sujetos no obesos en comparación con sus homólogos obesos. Curiosamente, la disminución de la abundancia relativa del género Mucor en sujetos obesos era reversible en caso de pérdida de peso (38).

 

Por otra parte, gracias a la llegada de las técnicas de secuenciación de nueva generación se está accediendo a un importante conocimiento sobre la parte viral del microbioma (Virom). Este ecosistema viral codifica un gran repertorio de funciones que van desde la virulencia bacteriana hasta el mantenimiento de la estabilidad del ecosistema hospedador-microbioma (39). Este Viroma intestinal humano se define como la población total de virus (o partículas similares a virus) asociadas con la antes llamada microbiota. Está formado por ARN y ADN virus eucariotas y virus bacteriófagos (40). De hecho el Viroma entérico se encuentra en un equilibrio dinámico con otros elementos del microbioma y del sistema inmunitario intestinal, jugando un papel clave en la salud y la enfermedad del huésped (41). Por ejemplo, la carga de Anellovirus (un ADN virus eucariota) se correlaciona directamente con inmunosupresión (40).

 

Por otro lado, la microbiota intestinal contiene varios virus bacteriófagos que, en adultos sanos, consisten sobre todo en miembros de la familia Caudovirus y también miembros de la familia Microviridae. Estos bacteriófagos en las cantidades adecuadas se han asociado al mantenimiento del ecosistema microbiano. Los cambios en la composición de la comunidad bacteriófago entérica se han asociado con enfermedad de Chron y colitis ulcerosa (40). Este importante rol de los virus parece que no solo está relacionado con el aparato digestivo y su microbiota, sino que también con otros tejidos corporales como por ejemplo el tejido adiposo.

En un estudio realizado en el Hospital Dr. Josep Trueta de Girona, los investigadores encontraron una asociación significativa entre la presencia de mayor número de receptores para Coxsackie y Adenovirus en tejido adiposo de personas con obesidad que en tejido adiposo de personas delgadas (42). Una asociación similar encontraron en otro trabajo donde se estudiaba la relación entre obesidad y el mediador de entrada de Herpes virus, un miembro de la superfamilia de receptores del factor de necrosis tumoral (TNF) (43).

 

A pesar del poco tiempo que hace que se estudia el Viroma humano y la poca profundidad con que se conoce, ya se han realizado en modelos animales algunos estudios con dietas. Concretamente, en murinos, se realizó un estudio con una dieta alta en grasas pensada para inducir disbiosis, y se vió un incremento de la población de virus bacteriófagos (44).

 

Uno de los mecanismos descritos por la regulación de la inflamación a través de los helmintos en el tracto digestivo es la producción de la citoquina IL22 

 

 

Finalmente, en el complejo ecosistema intestinal encontramos parásitos como protozoos y helmintos que también tienen un papel clave en el funcionamiento normal del sistema defensivo y de la propia microbiota. Por otra parte, la microbiota participa directamente en el control de las infecciones por parásitos, especialmente de protozoos (45).

 

Contrariamente a lo que se podría pensar clásicamente, las diferentes especies de gusanos o helmintos que conviven con el hospedador en el tubo digestivo junto con la microbiota son indispensables en cantidades óptimas, en una función inmunitaria correcta para evitar alergias y reacciones autoinmunes ( 45). En particular, uno de los mecanismos descritos por la regulación de la inflamación a través de los helmintos en el tracto digestivo, es la producción de IL 22, citoquina que forma parte de la familia de la citoquina IL 10.

Los efectos de IL 22 son especialmente importantes en la regulación de la respuesta inflamatoria intestinal a través de la producción de péptidos antimicrobianos, en el mantenimiento y regeneración de la barrera intestinal y en la reparación de heridas (46). La infección con helmintos atenúa la respuesta alérgica aérea en ratones a través de reducir el número total de infiltración de eosinófilos. Este descenso de eosinófilos se correlaciona con una reducción de las citoquinas producidas por los linfocitos TH2 (47). Estos mecanismos de regulación inmunitaria, además, están asociados con el impacto que los helmintos tienen en el aumento de la diversidad bacteriana, la estructura del ecosistema y la función de la microbiota intestinal (48).

 

 

David Vargas Barrientos

Graduado en Fisioterapia

Máster en Psiconeuroinmunología

Máster en Biología Molecular y Biomedicina

Profesor y codirector del Postgrado Experto Universitario en Psiconeuroinmunología Clínica de Regenera.

 

 

  1. Scarpellini E, Ianiro G, Attili F, Bassanelli C, De Santis A, Gasbarrini A. The human gut microbiota and virome: potential therapeutic implications. Dig Liver Dis. Editrice Gastroenterologica Italiana; 2015;47(12):6–11.
  2. Cui L, Morris A, Ghedin E. The human mycobiome in health and disease. Genome Med. 2013;5(7):63.
  3. Mukherjee PK, Sendid B, Hoarau G, Colombel J-F, Poulain D, Ghannoum M a. Mycobiota in gastrointestinal diseases. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. Nature Publishing Group; 2014;12(2):77–87.
  4. Wang ZK, Yang YS, Stefka AT, Sun G, Peng LH. Review article: Fungal microbiota and digestive diseases. Aliment Pharmacol Ther. 2014;39(8):751–66.
  5. Mar Rodríguez M, Pérez D, Javier Chaves F, Esteve E, Marin-Garcia P, Xifra G, et al. Obesity changes the human gut mycobiome. Sci Rep. Nature Publishing Group; 2015;5:14600.
  6. Ogilvie LA, Jones B V. The human gut virome: A multifaceted majority. Front Microbiol. 2015;6:1–12.
  7. Lim ES, Zhou Y, Zhao G, Bauer IK, Droit L, Ndao M, et al. Early life dynamics of the human gut virome and bacterial microbiome in infants. Nat Med. 2015;21(10):1228–34.
  8. Focà A, Liberto MC, Quirino A, Marascio N, Zicca E, Pavia G. Gut inflammation and immunity: What is the role of the human gut virome? Mediators Inflamm. Hindawi Publishing Corporation; 2015;2015:326032.
  9. Serrano M, Moreno M, Bassols J, Moreno-Navarrete JM, Ortega F, Ricart W, et al. Coxsackie and adenovirus receptor is increased in adipose tissue of obese subjects: A role for adenovirus infection? J Clin Endocrinol Metab. Endocrine Society; 2015;100(3):1156–63.
  10. Bassols J, Moreno JM, Ortega F, Ricart W, Fernandez-Real JM. Characterization of herpes virus entry mediator as a factor linked to obesity. Obesity (Silver Spring). Nature Publishing Group; 2010;18(2):239–46.
  11. Kim M-S, Bae J-W. Spatial disturbances in altered mucosal and luminal gut viromes of diet-induced obese mice. Environ Microbiol. 2015;18(5):1498– 510.
  12. Berrilli F, Di Cave D, Cavallero S, D’Amelio S. Interactions between parasites and microbial communities in the human gut. Front Cell Infect Microbiol. 2012;2:141.
  13. Leung JM, Loke P. A role for IL-22 in the relationship between intestinal helminths, gut microbiota and mucosal immunity Jacqueline. Int J Parasitol. 2013;43:253–7.
  14. Zaiss MM, Rapin A, Lebon L, Dubey LK, Mosconi I, Sarter K, et al. The Intestinal Microbiota Contributes to the Ability of Helminths to Modulate Allergic Inflammation. Immunity. 2015;43(5):998–1010.
  15. Lee SC, Tang MS, Lim YAL, Choy SH, Kurtz ZD, Cox LM, et al. Helminth Colonization Is Associated with Increased Diversity of the Gut Microbiota. PLoS Negl Trop Dis. 2014;8(5). 

Déjanos tu comentario

enviar un whatsapp